La cabecera de este blog es un homenaje a todas las maestras "MARIGORRINGO", mariquita en euskera, que llevan de excursión a los niños de su clase bajo la atenta mirada de la directora del centro, pero las pobres no se dan cuenta de que fulanito se les ha escapado a coger la lagartija que habían visto en el camino. ¿A quién no le ha pasado esto alguna vez? Que levante la mano.

Amigos con los que comparto

21 ene. 2015

La verdadera historia del Ratoncito Pérez

La pérdida de un diente es señal del crecimiento normal de los niños y niñas, pero a veces da un poco de miedo desprenderse de ese elemento tan "conocido" y que nos ha servido tanto y se puede convertir en drama. Los peques se asombran cuando los dientes se les empiezan a mover y lo van contando a todo pichipata que se encuentran en su camino, varias veces además, jaja, pero lo toman como un acontecimiento que no, por conocido, deja de tener emoción.

El Padre Coloma ideó un cuento en 1902 para consolar al joven Alfonso XIII, asustado a más no poder por haber perdido un diente a sus 8 añazos (ahora los empezamos a perder con 5 o así).

La leyenda del Ratoncito Pérez no es exclusiva de nuestro país, en todos los sitios el pensamiento infantil es muy parecido. Se conoce con muchos nombres y toma diferentes aspectos, pero a mí me cae simpático este ratoncillo.

Esta leyenda, conocida por todos los que están en "edad de" ayuda a perder el miedo al dolor, a perfeccionar nuestra higiene bucal y a quitar un poco de canguelo cuando vamos al dichoso dentista.

Si quieres conocer su verdadera historia...

Pincha en la imagen.

14 comentarios :

pitavola dijo...

En mi pa´s no existe el ratoncito aunque cada vez se impone más esta figura. Cuando era pequeña pasaban los angelitos a recoger los dientes y a premiarte por ser tan valientes. Mira tu que yo lo agradeci mucho porque me dan pavor las ratas jaja
Bsos

Marta Máster dijo...

Hola. es un cuento fabuloso para sacrles miedo a los niños cuando empiezan a caerse los dientes... para ellos al final se convierte en magia y emoción gracias a historias como ésta.

Blanca Lafarga dijo...

Les viene muy bien para no tener miedo al dolor....
Un besico

Encarni Ng dijo...

Hola Blanca, fantástica las últimas entradas como siempre. Gracias por compartirlas. A mi también me cae simpático nuestro ratoncito.
Un fuerte abrazo.

profes de infantil dijo...

Quién no se ha levantado impaciente por ver lo que le ha dejado el Ratoncito Pérez ? lo mejor de todo, que los niños de ahora siguen creyendo en él. Un besazo.

Norma2 dijo...

...y ustedes que la tienen a mano la pueden visitar la casa museo en Madrid, calle Arenal n° 8.
Besos

Blanca dijo...

también es una bonita historia, pitavola. un besito.

Blanca dijo...

pues de eso se trata, jajaj, un beso, Marta

Blanca dijo...

Bueno, Blanca, para mí era más bien la magia, porque cuando el diente caía... dolía igual igual, jajaj.

Blanca dijo...

gracias, Encarni, eres un cielo, besitos.

Blanca dijo...

ya, eso, quién no brincaba de alegría cuando veía los regalillos??? un besito, profes.

Blanca dijo...

Sí, sí, por cierto, Norma, que yo he pasado por delante de lla montones de veces y ni sabía que existía hasta que leí un libro de leyendas de Madrid. un besote.

Isabel S. dijo...

A mi me encanta ver como disfrutan con este pequeño roedor... Un abrazo.

Blanca dijo...

ya lo creo, jijij, un beso, Isabel.

Publicar un comentario en la entrada

Cuando dejas tu opinión me ayudas a mejorar el blog.
Muchas gracias por hacerlo.

Puede interesarte...
ir arriba