La cabecera de este blog es un homenaje a todas las maestras "MARIGORRINGO", mariquita en euskera, que llevan de excursión a los niños de su clase bajo la atenta mirada de la directora del centro, pero las pobres no se dan cuenta de que fulanito se les ha escapado a coger la lagartija que habían visto en el camino. ¿A quién no le ha pasado esto alguna vez? Que levante la mano.

Amigos con los que comparto

6 mar. 2016

La caja misteriosa - Discriminación sensorial

La percepción sensorial es una base fundamental del desarrollo infantil. Conocer lo que nos rodea a través de los sentidos es básico para nuestra supervivencia y para asimilar e interiorizar nuestro propio cuerpo y la realidad en la que se mueve.

Este juego consiste en meter en una caja diferentes objetos y a través del tacto adivinar de qué se trata lo que cogemos.


Se puede realizar en cuatro fases:

1.- Sabiendo lo que se ha metido en la caja. Se lo enseñaremos a los niños-as según vamos metiéndolo. Ellos lo tocan y nos dicen lo que creen que es.

2.-Sin saber lo que se ha metido. Esta fase implica una mayor capacidad de memoria, percepción sensorial y control de la realidad. Dirán también lo que creen que es.

3.- Realizando tarjetas con la imagen de las cosas que se van a meter en la caja. El niño-a debe coger una tarjeta e intentar encontrar ese objeto dentro de la caja o al revés, toca el objeto y busca la tarjeta correspondiente. O, si no queremos hacer tarjetas, haciendo una lista de los objetos e ir diciendo los que tienen que sacar. Esta fase implica discriminación por descarte de los objetos que no son los buscados.

4.- Realizando tarjetas con el nombre escrito de los objetos que hay dentro de la caja. Los peques deben leer la palabra, encontrarlo y sacarlo. Para los niños-as más mayores. 

¿Qué meter en la caja?

De todo, desde un coche pequeño hasta una canica, desde una pieza de puzzle a una espiral de cuaderno, desde una mariquita de juguete a un tubo de los de hilo, desde un lápiz a una vaca de gomaespuma, desde unas gafas de juguete a un muñeco de Papá Noel. Podemos meter todo lo que implique un tacto diferente, una forma concreta o una sensación táctil complicada o sencilla, según la edad de los niños-as.

¿Cómo conseguir la caja?

Muy sencillo. La caja misteriosa puede ser de fabricación propia con una simple caja de cereales (un poco adornada como la foto de arriba).

O hecha con una caja de zapatos o de cartón forrada, como en esta otra foto en la que os dejo el paso a paso.

Pincha en la imagen.
O incluso comprarla online con un kit de pequeños juguetes para meterlos en la caja y las tarjetas corres-pondientes (está en inglés).

Pincha en la imagen.

4 comentarios :

Anabel dijo...

Estas cajas misteriosas tienen muy buena pinta. Gracias por compartirlas, Blanca.
Feliz semana.

Blanca B dijo...

de nada, Anabel. un besito.

Sandra Luz dijo...

Me encantó esta idea, de por sí es atractiva por el aspecto de la caja y el juego adivinatorio, pero además le has sacado el jugo con tantas posibilidades de actividades.
Besitos.

Blanca B dijo...

GRacias, Sandra. Pocas veces me atreve a contar mis propias experiencias en público, pero de vez en cuando... jajaj. un besito.

Publicar un comentario en la entrada

Cuando dejas tu opinión me ayudas a mejorar el blog.
Muchas gracias por hacerlo.

Puede interesarte...
ir arriba