28 jun. 2020

¿Se ha perdido el curso?


UNA REFLEXIÓN DE FINAL DE CURSO

¿Y qué pasa si los niños pierden el año escolar?
¿Y si en lugar de aprender matemáticas o lenguaje aprenden a ser buenas personas?
¿Si aprenden la importancia de la comunicación?
¿Si aprenden a ser más responsables?
¿Si aprenden a jugar con toda la familia?
¿Si aprenden a expresar sus sentimientos?
¿Si aprenden a valorar lo que otras personas hacen por nosotros?
¿Si aprenden que sus madres y padres se desviven por ellos?
¿Si aprenden que la salud es un bien fundamental?
¿Si aprenden y saben que estar juntos es mucho mejor que tener el último móvil de moda?
¿Si aprenden a valorar lo que tienen y a no comprar de manera compulsiva?
¿Si aprenden que la paciencia es una cualidad importante y que la exigencia de la inmediatez crea ansiedad y angustia?
¿Si aprenden que el aburrimiento es un valor en alza y que con él se han obtenido las mejores ideas de la Humanidad?
¿Si aprenden a organizar y planear las actividades del día?
¿Si descubren una cantidad impensable de recursos con materiales reciclables?
¿Si aprenden a coser su ropa?
¿Si aprenden a limpiar?
¿Si aprenden a cocinar?
¿Si aprenden que la colaboración siempre es necesaria?
¿Si aprenden a cultivar un huerto en el patio? o ¿A cuidar de las plantas en los tiestos?
¿Si aprenden a cantarle canciones a sus abuelos o a sus hermanos más pequeños?
¿Si aprenden a cuidar a sus mascotas y a bañarlos?
¿Si desarrollan su imaginación y pintan un cuadro?

A lo mejor eso nos falta, y si ellos aprenden, a lo mejor no perdimos un año, a lo mejor ganamos un grandioso futuro.

(adaptación de una reflexión encontrada en la web)


8 comentarios:

  1. ¡Qué maravillosa reflexión ,Blanca! Asi es, solo pensamos en que aprendan matemáticas o lenguaje, cuando la verdadera enseñanza es la de aprender a ser personas responsables con iniciativa y resolución para enfrentarse a la vida.
    Te felicito porque has dado en el clavo.
    Feliz domingo, amiga

    ResponderEliminar
  2. Qué bonita y qué poderosa reflexión¡¡

    ResponderEliminar
  3. Pues sí hay que aprender de esas pequeñas cosas que en la vida son tan necesarias para una formación integra como personas!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, seño. A veces nos perdemos en enseñanzas regladas y no vemos las enseñanzas para la vida. besitos.

    ResponderEliminar
  5. La vida es mucho más que aprendizaje calibrado y reglado y esta pandemia nos ha ayudado mucho a comprender la importancia del presente y la importancia de lo que realmente la tiene.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo con tu reflexión , pero bastará un confinamiento para tanto? ojalá
    Bsos

    ResponderEliminar
  7. No seré yo quién diga que todo se pueda activar en la misma casa, en el mismo núcleo, pero sí te aseguro que “algo” se puede asumir. Un abrazo, pita.

    ResponderEliminar