Amigos con los que comparto

4 feb. 2018

Trabajar la empatía con los peques

Como todos sabemos, la empatía es ponerse en el lugar de los demás.

Sin empatía nuestros "lazos" afectivos con otras personas son muy débiles y en el caso de hacer daño a otras personas no sentiremos ningún tipo de remordimiento por haberlo hecho.

Un marcador muy claro de la empatía en los adultos es cuando lloramos con las películas un poco dramáticas. Nos ponemos en la piel del o de la protagonista y vamos asumiendo sus sentimientos como propios.

Por lo general, la mayoría de las personas somos empáticas por naturaleza, pero hay personas que no lo son. Aunque eso no quiere decir que no se pueda aprender o desarrollar. En este caso debemos intervenir para que este valor se implante en nuestros chavales.

¿Cómo sabemos si nuestros peques son empáticos-as?

Voy a poner unos ejemplos: cuando alguien se hace daño en el patio del cole o en el parque, cuando se nos caen y se nos rompen cosas, cuando se pierde una mascota... ese será el momento apropiado para hacer ver al peque los sentimientos que estas otras personas tienen y cómo se sentirían si les pasara a ellos. Enseguida veremos su reacción y comprobaremos si son empáticos-as o no.

Los peques son capaces de sentir empatía por otras personas cuando tienen la capacidad de lenguaje y razonamiento y pensamiento simbólico necesarios.

¿Cuáles son las etapas de la empatía en los niños-as?

Se pueden explicar en términos generales, pero siempre teniendo en cuenta que habrá excepciones.

Niños-as menores de 2 años. Su estado natural es el egocentrismo. No existe más que lo que ellos piensan y hacen. Sin embargo, son capaces de sentir lo que se llama empatía emocional o afectiva, es decir, que si un niño-a llora... ellos también lo hacen (el célebre contagio de la entrada a la guardería y los primeros días del curso escolar).

Niños-as de 2 y 3 años. Aunque no comprenden bien las situaciones, pueden escuchar a los adultos que les rodean explicando las emociones de otras personas (por qué lloran, por qué se ríen...). Es importante empezar que escuchen estos sentimientos.

Niños-as de 4 y 5 años. Empiezan a darse cuenta de lo que sienten demás y de que son iguales a lo que ellos sienten. Los más mayores ya son capaces de imaginarse en el lugar de otro-a.

A partir de los 6 años los niños y niñas comienzan a sentir empatía cognitiva, es decir, racional.

¿Cómo enseñarles a ser empáticos-as?

Cualquier situación habitual es buena para ello siempre que estén implicadas otras personas. Sólo hay que hablar con ellos y comentar las situaciones incitándoles a que se pongan en el lugar de la otra persona. ¿Cómo te sentirías tú? ¿Por qué crees que está triste?

Podemos aprovecharlas a diario tanto en la escuela, como en casa.

¿Hay alguna actividad o juego para desarrollar la empatía?

Todo lo que consista en ponerse en el lugar de otro como cuentos, teatrillos en los que intercambien los papeles o similares son muy acertados, pero aquí dejo una lista de actividades que nos vendrán muy bien.













6 comentarios :

Yolanda dijo...

¡Estupenda entrada y cuántas actividades! Gracias y feliz domingo :)

Lola "Un pequeño mundo de colores" dijo...

¡Completa e interesantísima entrada,Blanca!Gracias por los recursos que compartes para trabajar la empatía con nuestros pequeños. Ahí tenemos trabajo😊. Feliz domingo. Besos.

Blanca B dijo...

feliz domingo, Yolanda.

Blanca B dijo...

Ya lo creo, Lola, cada vez nos distanciamos más de los demás y no somos muy amigos-as de compartir sus sentimientos, cuando éso es lo que nos hace humanos. un beso grande.

Blanca Lafarga dijo...

Muy completo y oportuno para trabajar en el cole.
Besitos.

Blanca B dijo...

gracias, Blanca. besitos.

Publicar un comentario