Amigos con los que comparto

29 may. 2019

EXPERIMENTO: huevos maceta

Hacer plantaciones en la escuela de pequeñas semillas es muy habitual todos los años, pero esta vez vamos a ver la diferencia de hacerlo en un recipiente de cerámica, plástico o cristal, a hacerlo en un recipiente completamente natural.


Además de la experiencia "vegetal" tendremos una experiencia "ecológica", no sólo por el reciclaje de material, sino porque ese material es orgánico, lo que nos dará pie para comentar sobre los residuos y la contaminación, cumpliendo así un objetivo didáctico doble.

Por otro lado, los nutrientes que la membrana del huevo aporta a las plantas son un alimento maravilloso que ellas agradecen muchísimo.

Materiales:
Cáscaras de huevo
Tierra de sembrar
Semillas variadas (trigo, cebada, maíz, lentejas, judías, garbanzos, limón, naranja, níspero, guisantes...)
Cuchara
Rotuladores
Cartulinas

Procedimiento:
Cortar en tiras diversas cartulinas de colores variados. Una tira por niño-a. Poner el nombre.
Pintar los huevos con rotuladores de colores (el adulto mantiene el huevo y los peques pintan, así es más difícil que se rompa).
Con la cuchara verter un poco de tierra dentro de cada huevo.
Poner las semillas y volver a echar un poco de tierra con la cuchara para tapar la semilla.
Regar un poquito, no demasiado porque al no drenar el agua se pueden pudrir.
Colocar en un sitio soleado.
Esperar hasta que las semillas desarrollen la planta y observar su crecimiento.
Regar muy poquito cuando la tierra esté seca.
Llevar a casa cuando las semillas sean plantones.

NOTAS: hay que insistir en el cuidado del manejo de los huevos para no romperlos. Los niños ponen una extraordinaria atención y rara es la vez que alguno se rompe. Pueden traerlos de casa, pero debemos tener preparados unos cuantos de antemano porque no llegan muy completos, la verdad.

La mejor manera de romperlos es haciendo un agujerito por la parte de arriba y con un cuchillo plano golpear hasta dejar un hueco suficiente para que pase el huevo. Quitar con cuidado la cáscara aplastada y reservarla porque luego la podemos añadir a la base del huevo vacío para que sirva de abono natural.

Cuando lo lleven a casa es interesante hacer una nota para las familias diciendo que el plantón se puede meter en una jardinera, maceta más grande o trozo de tierra sin tener que quitar el huevo, puesto que es el abono perfecto para que crezca la planta con más vigor.

TODOS LOS EXPERIMENTOS LOS DEBEN HACER CON UN ADULTO Y MANTENIENDO LAS CORRESPONDIENTES MEDIDAS DE SEGURIDAD.

6 comentarios :

Anabel dijo...

¡Me encanta esta idea, Blanca! Tiene un montón de aprendizajes. Gracias por compartirla.
Feliz día.
Un besote.

Norma2 dijo...

Una actividad que a los niños les encanta ver como les crece de a poco "la peluca".
Besos Blanca

pitavola dijo...

lo intente una vez y suerte que tenia los envases de Actimel ,por si acaso. los rompieron todos jaja. El año pasado lo hice con una media y le pintamos una cara, nos quedo simpático también
Bsos

Blanca B dijo...

Es muy completo el experimento, me encanta que te guste. Un abrazo, Anabel

Blanca B dijo...

Bueno, aquí puede haber de todo, peluca incluida, jajajajaja. Un abrazo, Norma

Blanca B dijo...

Si es que los peques no controlan mucho, jajajajaja. Un beso, pita

Publicar un comentario