Amigos con los que comparto

11 sept. 2019

MIS PALABRAS MÁGICAS


Las palabras mágicas son básicas para que los niños y niñas aprendan a convivir de una forma normalizada y valorando en todo momento a los interlocutores, sean otros niños o adultos.

En su aprendizaje debe intervenir tanto la familia, como la escuela, por eso me he decidido a hacer estas para ir comentándolas con los chavales y hacer de su práctica un hábito saludable para nuestra salud social.

Mi propuesta es que se trabajen por semanas de forma individualizada insistiendo en su uso. Cada semana aparecerá una nueva que se irá poniendo en el corcho o mural o pizarra o lugar destacado de la clase recordando las anteriormente aprendidas. Para trabajarlas es indispensable poner ejemplos reales y en vivo y en directo, así los peques verán su necesidad y asimilarán su uso. Por ejemplo, hacemos que en la asamblea un compañero-a les de algo, ellos-as deben decir gracias y el otro-a les contestará de nada a la semana siguiente.

Estaba  haciendo otros carteles, pero estos conejitos me parecieron graciosos.







Pincha en las imágenes.


6 comentarios :

Rita dijo...

Hooolaaa...ya estoy de vuelta. Ya me verás por aquí de vez en cuando. Lo de las palabras mágicas me parece fenomenal. Muy necesario. Yo también las trabajaba mucho en Primaria porque se les olvidan con facilidad. Un besito, guapa

pitavola dijo...

Me encantan estos conejos! Hoy mismo uno de nuestros peques (3 años) al pedirle que se sentase ha respondido muy educadamente :no me da la gana gracias :O
Ya ves tenemos la mitad del trabajo hecho jaja
Bsos guapa

Blanca B dijo...

Cierto, seño, se les olvidan con "demasiada" facilidad, pero también a los más mayores. Las formas son el preámbulo de las acciones. Un beso y deseandito verte por estos lares.

Blanca B dijo...

Eso está muy bien, pita. Hay que decir todo lo que sentimos con mucha educación, jajajajaj. Es para comérselo, jajajajaja. Un beso.

Yolanda dijo...

¡Me encantaaaan!

Blanca B dijo...

Pues me parece estupendo, gracias por tus comentarios, Yolanda. Un besote.

Publicar un comentario