Amigos con los que comparto

1 jul. 2020

¿Deben los peques elegir la ropa?

Podemos decir que este es un dilema que se nos plantea muy a menudo.

Mientras los niños-as son bebés, los padres y madres deciden qué ropa les gusta más para los peques, sin embargo, a partir de los dos años se recomienda que ellos opinen y compartan sus propios gustos por las prendas que vayan a ponerse. Pero, ¿por qué los niños deben elegir su ropa? ¡Tiene más beneficios de los que creemos! 

A la hora de ir de compras es positivo que el niño o la niña acompañe a los padres, de esta forma no solo conoceremos qué colores o estilos prefiere, sino que además reforzaremos su confianza y su desarrollo como individuo.

Deja que el niño opine sobre la prenda que más le guste, sin imponer nuestros gustos y fortalece la decisión con consejos y posibles combinaciones para ir al colegio, al parque a jugar o a casa de los abuelos. Los niños no tienen la capacidad de combinar colores o elegir conjuntos armoniosos, por lo que deberás supervisar su elección. Una buena opción es ofrecerle varias posibilidades, al mismo tiempo que debes explicarles la importancia de vestir de una determinada manera en función de la climatología o ciertas normas sociales.

Cuando son demasiado pequeños se recomienda empezar por darles a elegir entre dos o tres opciones cerradas, de esta forma se verán involucrados en la toma de decisiones pero marcando y guiándoles por los estilos o combinaciones de colores más adecuados. Cuando ya son más mayores puedes empezar a ampliar las opciones y dejarlos tomar decisiones incluso en la compra.

¿Por qué deben elegir su ropa?

Seguridad, autoestima y responsabilidad son algunas de las ventajas que supone que un niño pueda elegir su ropa. Los niños-as que tienen la opción de decidir sobre su ropa, siempre consensuado con los padres, hace que se sientan seguros y más felices, por lo que a medio y largo plazo no tendrán la necesidad de rebelarse. Crecerán con la satisfacción de sentirse cómodos de decidir sobre su aspecto e imagen.

Los niños-as que toman decisiones sobre su ropa son más responsables, ya que aprenderán la necesidad de cuidarlas correctamente como es el doblar y guardar su ropa o llevarla a la cesta de la ropa sucia en caso de que se hayan manchado.

La infancia es una preciosa etapa de creatividad y libertad para que el niño-a muestre sus gustos. Dales la oportunidad de expresarse con la ropa que desean. Además, reforzará su confianza y desarrollará su propia personalidad. Darles a los niños-as la posibilidad de elegir su ropa favorecerá su capacidad de expresión, juicio, autoestima y responsabilidad. Como vemos, las ventajas son mucho más que los inconvenientes.

En resumen:

-Elegir su ropa les ayuda a formar su identidad.
-Saber elegir es una habilidad fundamental para la vida adulta.
-Les hace sentir más seguros y aumenta su autoestima.
-Sus decisiones son respetadas y tenidas en cuenta.

fuente

4 comentarios :

Rita dijo...

¡Lo que cambian las cosas! En mi época las madres decían lo que te tenías que poner y punto ¡No se hablaba más! Y eso si no heredabas lo de tus hermanos mayores y sin opción a estreno...jejeje

Blanca B dijo...

Yo siempre heredaba de mi hermano mayor, pero como soy niña mi madre me hacía los vestidos, pero desde muy pequeña me gustaba elegir lo que me ponía aunque a veces no era lo más apropiado por la época del año, jijii. Dejar elegir es muy positivo para la autonomía y la autoestima, otra cosa son los caprichos, eso es lo que hay que equilibrar bien. Un besito, seño.

pitavola dijo...

Todo en su justa medida, aunque a veces cueste encontrarla
Bsos

Blanca B dijo...

Sí, todo es relativo, pero hay que intentar fomentar la autonomía. un beso, pita.

Publicar un comentario