Amigos con los que comparto

21 nov. 2018

EXPERIMENTO: caleidoscopio artesanal

Hacer un caleidoscopio no tiene por qué ser una actividad difícil.

Ver los colores y formas reflejados una y mil veces es algo que fascina a pequeños y mayores.

Este proyecto científico hará que los chavales aprendan qué efectos tiene la refracción de la luz y cómo se ve reflejada en una superficie pulida.




Materiales:
Tubos de cartón
Láminas de metal flexible
Tijeras
Pintura o papel decorado
Pegamento
Cinta adhesiva
Cuentas de hama

Procedimiento:
Forrar con papel y pegamento o pintar el tubo de cartón.
Cortar una lámina metálica con la siguiente fórmula: largo A, ancho B; en donde A= la longitud del tubo de cartón y B= 3 veces 1,7 por el radio del tubo. Para que sea más sencillo y como normalmente los tubos de cartón tienen unos 4,50 cm, las medidas serán las siguientes: largo del tubo x 11,7 cm.
Doblar la lámina en tres partes iguales y hacer un triángulo sujetando con cinta adhesiva.
Introducir el prisma triangular resultante en el tubo de cartón.
Realizar un diseño circular con las cuentas de hama y la plancha.

NOTA: es conveniente comprobar que la lámina metálica cortada y doblada en tres veces entra perfectamente en el tubo de cartón, porque las medidas que he puesto son aproximadas y dependen del tamaño de los tubos que empleemos.

Si no disponemos de hama o no sabemos la técnica es mejor hacerlo con plástico transparente pintado de colorines con rotuladores.

Las láminas de metal flexible se adquieren en tiendas de manualidades o a través de internet.

TODOS LOS EXPERIMENTOS LOS DEBEN HACER CON UN ADULTO Y MANTENIENDO LAS CORRESPONDIENTES MEDIDAS DE SEGURIDAD.


2 comentarios :

Sandra Luz dijo...

Adoro los caleidoscopios. Gracias por compartir estas claras instrucciones.
Un beso multicolor.

Blanca B dijo...

Gracias, querida Sandra, por tus ánimos. Besos caleidoscópicos.

Publicar un comentario