Amigos con los que comparto

19 feb. 2020

EXPERIMENTO: hacemos harina de mandarina

Ya conocemos el juego que dan la harina de trigo o maíz en el aula. Ahora vamos a realizar otra harina cuyas ventajas son que estará hecha de una forma más ecológica y personal, que huele estupendamente y que no tiene peligro si algún peque se la lleva a la boca.

Este experimento además ofrece muchas posibilidades y sobre todo será estupendo que los mismos niños-as hagan su propio material para sus juegos sensoriales.

Es de destacar que esta harina también nos puede servir para realizar bizcochos muy aromáticos y luego llevarlos a clase para compartir con todos los peques.

Materiales:
Cáscaras de mandarinas
Bandejas planas
Almirez
Picadora o robot de cocina

Procedimiento:
Hacer que los niños y niñas lleven durante una semana mandarinas a clase.
Lavar y secar las mandarinas antes de quitarles la cáscara.
Comer las mandarinas reservando las cáscaras.
Distribuir las cáscaras en las bandejas bien limpias.
Dejar las bandejas encima de la calefacción o al sol, si se puede.
Cuando las cáscaras estén acartonadas y totalmente secas, dependiendo del calor una semana o más, machacarlas en un almirez.
Si queremos que los trozos sean más pequeños y hacer harina debemos pasarlas por el robot o picadora hasta que se haga polvo.
Traspasarla de unos envases a otros, con cacitos, con cucharas, con chapas... para poder jugar con ella.

NOTA: Podemos hacer harinas de distintos grosores, lo que ayudará a que la sensación sensorial y los juegos sean más divertidos y tengan mayor eficacia.

Mientras las cáscaras se sequen la clase huele que da gusto.

Lo mismo que hemos hecho para obtener harina de mandarina se puede hacer con cualquier otra fruta, con la piel de la manzana, de la pera, del melocotón...

TODOS LOS EXPERIMENTOS LOS DEBEN HACER CON UN ADULTO Y MANTENIENDO LAS CORRESPONDIENTES MEDIDAS DE SEGURIDAD.


8 comentarios :

pitavola dijo...

harina de mandarina, no tenia ni idea. Me parece una idea fantástica y muy olorosa
Bsos

Rita dijo...

Pues no tenía ni idea de como se hacía la harina de mandarina. ¡Ea, ya lo sé!
Un beso.

Sandra Luz dijo...

Está genial!!jamás se me hubiera ocurrido...Sos increíble Blanca.
Besitos.

Anabel dijo...

No conocía esta harina,Blanca, pero tiene muy buena pinta.
Un besote.

Blanca B dijo...

Sí, sí, es superolorosa, me encanta. un beso, pita.

Blanca B dijo...

La puedes usar para cocinar también, seño, quedan unos bizcochos increíbles. bss.

Blanca B dijo...

Es una idea distinta, verdad? un beso grande, Sandra.

Blanca B dijo...

Gracias, Anabel. bsitos.

Publicar un comentario